Saltear al contenido principal
La Energía Llamada Dinero Y Cómo Sintonizarla

La energía llamada dinero y cómo sintonizarla

El dinero es una energía más, como lo es el amor o la felicidad. No tiene más valor ni preponderancia que ninguna otra energía. No hay que luchar para conseguir las energías ni mucho menos atraerlas, como nos han contado muchas veces. Simplemente hay que sintonizarlas. Se trata de hacer lo mismo que hacemos cuando queremos escuchar una frecuencia en la radio. Vamos cambiando el dial hasta que damos con aquello que deseamos escuchar. En este caso, es lo mismo, hay que sintonizar, ir percibiendo en qué frecuencia está esa energía y fundirse con ella.

El peor error en el que podemos caer cuando queremos tener más dinero es esperar a que la situación mejore, o esperar a que la economía personal mejore, o esperar a conseguir un trabajo mejor que permita adquirir lo que quieres, etc. Todos esos mecanismos hacen que se postergue la abundancia. Es justamente al revés el comportamiento que hay que tener. Podemos pensar si tenemos alguna prioridad en nuestra vida: comprar x cosa, o terapia o formación o viaje o lo que sea y destinar ese dinero a invertir en lo que deseas sin pensar en que será un gasto sino una inversión que te permitirá luego estar mejor que antes y así irás acercándote más a la sintonización.  Hablo de cosas importantes que están íntimamente ligadas a tu evolución como ser humano. ¿Cuántos gastos innecesarios o no prioritarios tienes en estos momentos? Desde el consumo de vicios y adicciones hasta la adquisición de cosas superfluas y que se desvanecen al poco tiempo de haberlas comprado. Todo esa energía (dinero) que se suele malgastar podría destinarse a un fin, cuyo resultado fuese muchísimo más efectivo.

Otra manera muy evidente de alejar la sintonización con el dinero es la queja.  Los malos pensamientos alejan las sintonizaciones y se instalan en el sistema de energía ocasionando graves bloqueos. Si no eres capaz de darte cuenta de esta realidad vivirás atrapado en un bucle de carencia y estancamiento. En realidad es un juego de tu mente que ofrece resistencia e impide así que progreses. Genera pensamientos de mucha densidad relacionados al “nunca tendré” “nunca podré” “nunca progresaré”. Romper estas barreras es posible si comienzas a mover la energía que tienes, da igual si es mucha o poca.

El mejor modo de sintonizar la abundancia es agradecer la que tienes y ponerla en movimiento. La energía que se estanca o se ahorra en exceso tiende a desvanecerse y a perderse. La mejor manera de darse cuenta si esto es así o no es pensar si sueles tener, muchos imprevistos que te obliguen a tener que hacer gastos de dinero: que el coche se rompe, que una avería en tu casa, que un robo, etc. Todas estas realidades se derivan de la mente de escasez instaurada en el cuerpo mental derivada de creencias sobre todo ancestrales que se han ido endureciendo y enquistando inconscientemente y que tienen a la vibración miedo como máxima protagonista. La escasez es sinónimo de miedo, de pérdida, temor a no tener o temor a quedarme “sin”. Todas estas creencias limitantes llevan al estancamiento de la energía.

A medida que vas elevando tu vibración estás sostenido por una red, por la misma energía que has aprendido a sintonizar y que responde a patrones universales. El universo es ilimitado, en abundancia también, esa es la mejor creencia que puedes comenzar a plantearte.

Para ganar no es necesario perder. Para ganar es necesario arriesgarse, actuar, moverse y sobre todo, darse una oportunidad.

 

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba