Saltear al contenido principal
Los Campos Sutiles De Conciencia

Los campos sutiles de conciencia

Lo sutil influye en la materia, pero la materia no influye en lo sutil. Por eso, como es arriba es abajo, pero no como es abajo es arriba. Cualquier síntoma o enfermedad densa (cuerpo físico) se solucionará siempre desde los planos sutiles y nunca únicamente desde el cuerpo denso (físico).

La señal de la cruz es una línea recta que va de arriba hacia abajo (como es arriba es abajo) y una línea que la atraviesa que va de izquierda a derecha (como es adentro es afuera). Asi al menos debería trazarse.

Todo se soluciona desde el plano sutil (origen y divinidad) hasta llegar al plano físico (desenlace consecuencia y humanidad). Desde la humanidad no se soluciona nada. Puede costar ver esta percepción de lo que realmente somos: humanos y divinos. Porque no nos han enseñado ni preparado para conocer nuestra luz y conectar con ella. Sí nos han enseñado a centrarnos en nuestra sombra, en nuestros problemas y en atesorar y potenciar pensamientos negativos. Sí hemos aprendido a quejarnos, a criticar , juzgar y poner siempre la mirada afuera, sobre todo a responsabilizar a otros de nuestras acciones y decisiones.

Vivir desde el interior hacia el exterior es más simple de lo que parece, simplemente hay que creer y querer confiar en una realidad que aunque no se vea para muchos, sí que existe. Se trata de darse una oportunidad, deshacerse de toda creencia limitante que se ha heredado y consideramos verdadera y atreverse a pensar y ver la realidad desde una mirada más luminosa y positiva. Comenzar a transitar un recorrido iniciático donde la voluntad, el valor, la constancia y la alegría son las herramientas que guiarán el proceso.

Conectar con nuestro ser sutil es importante porque si queremos generar un cambio lo tendremos que hacer de arriba hacia abajo y no de abajo hacia arriba. Nuestra parte más densa (nuestro cuerpo físico) revela cómo somos en los cuerpos que están por encima (los cuerpos sutiles). Modificando los cuerpos más livianos logramos así transformar el cuerpo más denso que recibirá por decantación aquello que hemos trabajado y solucionado en las esferas sutiles de conciencia.

Este trabajo en los campos sutiles de consciencia, es una realidad, aunque no todos pueden ver la existencia física de esos cuerpos, el proceso que se origina cuando somos capaces de conectar y abrirnos a la presencia de nuestro ser más avanzado: nuestro YO SOY que nos guía y relata todo lo que ocurre con una persona, otra realidad infinita se abre antes nuestros ojos, ante nuestra visión también sutil y somos capaces de recibir las señales, seguirlas, comprenderlas y aplicarlas. Somos seres multidimensionales, no solamente tenemos un cuerpo físico y poder trabajar en las etapas más tempranas de conciencia es lo mejor que puede pasarnos a modo preventivo y para poder detectar todo aquello que estamos a tiempo de solucionar: lineas temporales abiertas, bloqueos ancestrales y de linaje, procesos kármicos aún vigentes, energías densas estancadas en diferentes partes de nuestro ser, etc. Así como en el cuerpo físico hay vías por donde circula la sangre, (arterias o venas), por los campos etéricos y sutiles corre una energía sutil a través de canales como meridianos y nadis que también existen aunque a simple vista física no se vean, pero que se pueden equilibrar y armonizar cuando empezamos a sanar, desapegarnos, liberar y armonizar todo nuestro ser multidimensional.

Abrirse a una nueva posibilidad de sanación, es tener una opción más a la hora de decidir cómo quieres tratarte. Si solamente como un ser humano o como un ser humano divino, lleno de capacidades y dones que por derecho sagrado te pertenecen y que tienes la oportunidad de recuperar: recordando lo que eres como esencia y atreviéndote a vivir desde ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba